Lo más importante es disfrutar la vida mientras podamos, porque andamos por ahí una sola vez y cuando se acabó, se acabó. W.A.

viernes, 30 de abril de 2010

"Mataron cuatro; yo los ví mamita"





Tomado del diario El Universal en su versión electrónica.


CIUDAD JUÁREZ

Carmen vive bajo amenaza de muerte. Su pequeño de siete años, cada que lo va a regañar le dice: “Te voy a matar, mamá, te voy a matar”. Esto tiene más de una explicación. Julio tiene los ojos gigantes como de alguien que acaba de ver un acto de magia. Su gesto de asombro es de esperarse, todavía no se le cae el primer diente y ya vio sangre correr.

Fue hace un año que Jesús estaba jugando en su casa. El sonido de las balas que mataron a su vecino lo inquietaron. Pudo haber pensado que eran cohetes, pero sus papás salieron corriendo a ver qué había pasado. Ahí estaba Panchito tirado en el asfalto, pintado de rojo, como lo dibujaría después en la escuela.

“El niño se hizo muy retraído, durante dos meses no salía ni a la puerta, de repente me decía: ‘Mamita, yo no voy a salir a jugar porque me puede pasar lo mismo que a Panchito, ¿verdad?”, platica Carmen desde el sofá, donde descansa luego de haber llegado de la maquila.

Me abrió las puertas de su casa un poco temerosa, le dije que sólo quería platicar sobre cómo era ser mamá en Juárez y me dice que su niño ya no duerme igual, que desde lo de Panchito se despierta llorando y grita “tengo miedo”.

—¿Qué le dices, cómo le explicas?

—Lo abrazo, le digo que le rece a su ángel de la guarda, que él lo va a cuidar.

Dos meses después de lo que vio, Julio salió del encierro como quien carga un escudo de acero. Le duró poco. Otro día, en el trayecto de la escuela a su casa, algo falló en su armadura.

El camión escolar hizo una escala para recoger a otros niños en una estancia, segundos antes acababan de matar a cuatro. Julio no los hubiera visto de cerca, sino es que su maestra se puso a gritar y todos los niños se bajaron a ver.

“Mataron a cuatro, yo los vi mamita, ahí estaban tirados y todos llorábamos”, le dijo ese día a Carmen cuando le preguntó cómo le había ido en la escuela.

Desde entonces Julio va al psicólogo. Carmen sigue preocupada, porque hace dos días le escuchó jugar con su amiguito de la cuadra y le decía: “Yo voy a ser sicario y te voy a matar”.



.....


Sigue leyendo

Aquí





Feliz día del niño

5 comentarios:

Aki dijo...

querida fa:

dios mio donde quedo la ternura, la inoscencia de lo niños, en eso los hemos convertido en maquinitas que piensan en matar en ocupar la violencia para asustar a sus seres queridos.
todos somos culpables de una u otra manera, debemos hacer algo.

que forma de festejar el día del niños.

besos

Fasita dijo...

Haciendo conciencia de la realidad que vive el norte de nuestro país querida Aki. No hay mejor manera de disfrutar nuestra armonía que conociendo la desafortunada realidad.

la MaLquEridA dijo...

México está matando a sus niños, con armas y con imágenes.

La juventud de hoy está en las calles viendo el horror en que vivimos.


Saludos.

FRESKO dijo...

trizte, decepcionante, preocupante, indignante. nose, sin palabras tal vez.

Æ ArThUr dijo...

Ni modo, esta es nuestra generación...

A nuestros abuelos les tocó los años post-revolución y la época de oro del país; a nuestros padres, las devaluaciones y hasta un terremoto...

A nosotros? Narcotráfico. Es un fenómeno tan singular lo que pasa con México... Presente a donde quiera que volteamos.

Pero ahí esta Colombia, con todo y sus problemas actuales, ha sabido salir adelante después de superar la liberación del cáncer del crimen organizado...

Solo resta creer que no es demasiado tarde para nosotros, y que los niños no han sufrido ya un daño irreparable que nos limite a un futuro mas brillante...

Y como dices, FELIZ DIA DEL NIÑO Y DE LA NIÑA... Que sirva de reflexión para cuando terminemos por heredar el país, no cometer los mismos errores que nos llevaron a esta situación.

Feliz No Día de tu Santo, by the way...