Lo más importante es disfrutar la vida mientras podamos, porque andamos por ahí una sola vez y cuando se acabó, se acabó. W.A.

viernes, 21 de noviembre de 2008

Bien me lo decía mi madre...

Quién iba a decir que después de unos años, iba a descubrir cuan malo podría resultar, si después de entregarle mis mayores ilusiones y la más grande promesa de amor, me recibiría sin nada de aquello que soñé tan perfecto, sólo la furia característica de otoño, como diciéndome: Te lo advirtieron.

Hoy me siento frente al infinito gris de sus turbias aguas reclamando respuestas, porque años atrás, prometimos con la fuerza del Universo, regresar.

Hoy respiro la lluvia que cae sobre mi rostro y saboreo los ecos de nostalgia que dejaron en mi las caricias que surgieron junto a aquella orilla. Junto a ella.

Hoy busco en el mar el origen de mi existencia y las razones que nosotros no pudimos formular, porque nos negamos, aunque seguíamos amándonos.

Hoy revelo el negativo del recuerdo, ese que guarda las imágenes más valiosas, imágenes que no pueden convertirse en papel porque volverían loco a quien las viera. Loco de amor.

Hoy dejo mi alma ahogada en este mar, para salir y demostrar que aunque me traicionó, puedo ser más fuerte que él.

Quién iba a decir que después de unos años, iba a descubrir cuan malo podría resultar, pero valió la pena, las lágrimas, el dolor que aun me embarga. Nada puede ser tan perfecto. De ahora en adelante siempre tomaré en cuenta las advertencias de mi madre y llevaré tatuado aquel primer día en que dicto la más grande lección de vida... Con cuidado, porque el mar es traicionero.


*Nada personal.

7 comentarios:

CállateTú dijo...

Mi madre me hace advertencias siempre...

Cuando voy con ella a llorar entonces me abraza, pero siento que su calor va lleno de un "no llores, si bien que te lo advertí".

El Anonimo dijo...

Mira, ven, te quiero enseñar algo...


...esta cosa rara, se llama lancha, te voy a enseñar a construir una, así, cuando la Luna no haga más que mirarte enamorada vez de propiciar sólo atracción, podrás saltar un rato de la lancha y disfrutar del mar, pero no te alejes mucho, no pierdas de vista tu lanchita, porque te puedes perder. Te puedes ahogar.


Y las profundidades del mar son muy frías y solitarias...





...no porque este mensaje te haya llegado desde el fondo del mar tengas miedo, anda, nada.

Mercury dijo...

Ya ves porque siempre es bueno hacerle caso a las mamas??? :P
Ojala te sientas mejor... Un beso ;)

Ashanti dijo...

Qu'est-ce que peux-je dire? Seulement merci. Est le reflet de mon âme. Et mon âme est fatiguée d'attendre et pleurer. Aimer parfois endommage beaucoup.

J'espère que tu comprennes ce que j'ai écrit.

Oso dijo...

Sí, y por más que nos lo dicen no hacemos caso. Quizá son los golpes lo que nos hace aprender, sin embargo, después de cada caída hay que levantarse, lamerse las heridas y continuar caminando. Sólo respira, estás viva.

Besos.

NTQVCA dijo...

Tu madre tiene razón, pero tambien es cierto que uno aprende de las heridas, no debemos tener miedo a vivir, y las lagrimas y el dolor, cuando pasa el tiempo, veraz que valen la pena.
Un abrazo!

Efímera dijo...

Madre muy sabia.