Lo más importante es disfrutar la vida mientras podamos, porque andamos por ahí una sola vez y cuando se acabó, se acabó. W.A.

lunes, 14 de enero de 2008

50+20%


Aaahhh (suspiro) las ofertas de fin de temporada… toda una revolución. Personas comprando artículos pasados de moda que probablemente no usarán más de dos veces, objetos que no necesitan en lo absoluto y que sólo adquieren porque están a buen precio.



Durante este fin de temporada se te antoja una chamarra cuando la temperatura ya ha alcanzado los 30 grados, lentes de sol (2X1) sin tomar en cuenta que tienes infinidad de estos o que tal un bolso nuevo porque no tienes para combinar con tu nuevo par de zapatos de 50+20%.



El centro comercial es invadido por gente ociosa que con plástico en mano desvalija cada departamento, desde lencería hasta jardinería, sin darse cuenta que por más que compren, no lograrán saciar la depresión post-navideña que esos kilitos de más han dejado a su paso.



Los fines de temporada llaman al terrible círculo vicioso de las deudas y en la mayoría de los casos, por comprar cosas innecesarias, pasamos el resto de año pagando cosas que por lo general quedan en desuso rápidamente.



Un fin de semana por la plaza, en fin de temporada, es propicio al cien por ciento para analizar nuestra propia actitud consumista y se tornará especialmente divertido si a pesar de visitar tienda por tienda y haber estado horas, logramos salir bien librados sólo con una bolsita de dulces camino a casa.

4 comentarios:

uliguldipolesis dijo...

COMPRO, LUEGO EXISTO!
La promoción de aviacsa está chida, ja!
Nos vemos pronto.

Matt dijo...

Que genial cuando alguien como tú sale del centro comercial solo con eso y muchas personas retratadas en la mente

Yo por lo pronto salgo con una lista cada vez más grande de cosas que no necesito, que tal vez no quiero y que lo más probable es que no las compre..


Les gané también


=D

Karely Hernádez dijo...

propablemente el consumismo sea uno de los cánceres socales más fuertes, pero bueno, qué puedo decir yo, si me curé mi depresión pre-navideña con una blusita (uu)

Marquita dijo...

Es por eso que somos pobres

Pero re felices de que podemos salir de un centro comercial con todo nuestor dinero, una bolsita de dulces y una entrada de blog nueva!

Saludos =)