Lo más importante es disfrutar la vida mientras podamos, porque andamos por ahí una sola vez y cuando se acabó, se acabó. W.A.

martes, 6 de febrero de 2007

¿Cómo Dices Que Te Dijeron Que Te Llamas?

Hace unos días, platicando con mi madre, surgió en comentario de que quería cambiarme el nombre (para ser más exacta, suprimir uno de los que me ensartaron sin el menor consentimiento), ella dijo que era cuestión mía, que ella no se oponía, pero horas más tarde... complicó todo.
Fuimos a visitar a unos tíos y enseguida les dijo lo que yo quería hacer, dando a notar que no estaba nada de acuerdo y poniendo la típica cara de "sí, pero si lo haces, ya sabes" armó todo un debate sobre el asunto, a lo que uno de mis primos dijo:
-Y ahora, ¿Cómo te vamos a decir?
Obviamente eso no cambia, en la familia están acostumbrados a llamarme por el diminutivo de "ese nombre", así que le dije que no habría problema, que lo que en realidad no quería es seguir viendo en mis papeles oficiales "ese nombre" espantoso.
Mi tío no tardó en hablar y enseguida se escuchó:
-¿Con que argumento vas a llegar a decir que quieres quitarte "ese nombre"?
Yo:
-¿Pues con cuál más? Simplemente me da vergüenza llamarse así.
En ese momento se desató un sin fin de explicaciones del por qué yo me llamaba de esa manera y como no me quedaba de otra, escuché.
Justo esa noche pensé en miles de personas que van por la vida sugiriendo como llamarles porque, como yo, no están de acuerdo con alguno de sus nombres (¿para qué 2 o más? con uno basta).
¿Por qué tenemos que llamarnos como deciden nuestros padres? ¡Cómo sea! Y no es que me llame Petra o Teodora, pero ¡hasta los hombres se llaman así!
Definitivamente me frustra mi segundo nombre, por lo mismo no voy por la vida diciendo que me llamo así, no sé cuantas personas que lean esto estarán a disgusto con el suyo, pero si alguien lo está seguro me comprende. Pobrecitos de nosotros que tenemos que ocultarlo.
No hay respaldo religioso ni milagroso que valga como para permanecer así, de modo que si logro mi cometido, les aviso =)

5 comentarios:

Efímera dijo...

Ejem ejem ¿sabes? cambiarse el nombre es todo un circo; o eso me han contado.

Piensalo, no esta "feo" nada mas esta muy usado, "choteado", fuera de...jajajaja. Tampoco, tampoco, pero como que ya a esta edad pues no se, cualquiera pensaria que ya forma parte de tu identidad, en fin.

Por cierto que bueno que no dijiste "el nombre" por que habrá gente de mente medio cerradita que no se pondria feliz.

A. dijo...

jejej creo que sufrimos del mismo mal.. tambien tengo dos nombres y es... chistoso (que es pariente de lo feo.) Uno de mis mejores amigos cuando supo hace siglos cual era mi segundo nombre dijo: que horrible!!! Obvio tuve que casi golpearle la nariz jeje. Pero bueno, ya me acostumbre, y en mi tarjeta cinepolis, se equivocaron y pusieron solo parte de mi segundo nombre que quedo unido a mi apellido.. y ahora soy toda una extranjera exotica jojoj hasta el chavo me pregunto, oye, de donde es tu apellido que esta padre... OoOooots!! Cambiarse un nombre esta dificil.. y a menos que te llames Sinforosa, pues ahi la va pasando uno...
Gracias por linkearme!!

El Mogwai dijo...

Yo nomás tengo uno, y la neta nunca me acostumbré a el.

Nel, a mi no me da cosa decirlo en público: Gibrán.

No es feo. No es común. Es solo que nunca sentí que sonará a mí. Recuerdo que de chavito me la pasaba pensando en alternativas de nombres, pero pos nunca me encontré uno que me latiera tanto.

Gracias por la linkeada, y suerte con la misión.

Nos estaremos leyendo.
:D

Efímera dijo...

Felizzzzzzzzzzzzz diaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!!!!!!!!

Si, con todo y el consumismo.

Paco Morales Hoil dijo...

¿María José?

Sólo ese se me ocurrió. Se me hace un nombre bonito, así, completo, aunque tenga un significado bobo y religiosoide.

Pásela bien.